Disyuntiva: Un PRI competitivo o vendido.

  • Luces ámbar en el PRI.
  • El PRI sin el Borrego en el 2021.
  • Durazo Montaño la carta a vencer.
  • Podría el PRI estar entregando la gubernatura a Morena.

Subrayado y con Negritas.

Por: Profr. Gerardo Castro Ruiz.

Con bastante tiempo previo al proceso electoral 2021 empiezan a revelarse los rostros que competirán en diferentes niveles de gobierno.

Por la gubernatura de Sonora se ve con mucha nitidez a Alfonso Durazo Montaño abanderando a Morena. Es el virtual candidato más sólido hasta el momento. Será cosa de esperar los tiempos oficiales para su anuncio, sin embargo, antes estaríamos viendo movimientos en la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública que él ostenta, lo que prácticamente despejaría toda duda de que es el hombre indicado para el proyecto de la 4T en Sonora y la carta a vencer.

Donde la definición encendió luces ámbar es en el PRI, pues se ven dos aspiraciones definidas pero no se ve con claridad quién de los dos representaría al Revolucionario Institucional.

Algunos dicen que es para legitimar el proceso de elección del candidato tricolor, otros dicen que es para sentar por tercera ocasión al Borrego Gándara, y es aquí donde se encienden las luces ámbar.

Un PRI sin Ernesto Gándara Camou en el 2021, no sería competitivo. Es el único perfil que puede darle la batalla a Alfonso Durazo, siempre y cuando sea acompañado de alianzas que le den mayor fortaleza.

En caso contrario, si la subida al escenario estatal por la carrera de la candidatura priista, de Pedro Ángel Contreras López, es para simular una contienda interna con el propósito de descarrilar al Borrego e imponer a un candidato ya desgastado por su desafortunado paso por el ISSSTESON, quedaría claro que esta decisión obedece a intereses y acuerdos cupulares para entregar la gubernatura sonorense a Morena, lo que sería un descaro para ambos partidos, pues los ciudadanos esperan procesos  verdaderamente democráticos, donde se manifieste la voluntad ciudadana.

Bajo estas circunstancias, la cacareada unidad tricolor no solo quedaría en un falso alarde, sino que su divisionismo se profundizaría. Vea usted si no.

Meses atrás, Ernesto Gándara y Ricardo Bours Castelo, se juraron amor electoral y anunciaron su apoyo mutuo en el caso de que alguno de los dos fuese el candidato a la gubernatura, y júrelo, así será.

De tal suerte que si el Borrego no abandera al PRI, este seguramente sería el Candidato en el Plan B, la cancha que prepara Ricardo Bours.

Cierto que Ricardo ha dicho estar trabajando por una candidatura independiente, pero repito, eso solo será en el caso de que Ernesto Gándara no sea candidato, pero no hay duda que con el PRI o sin el PRI, el Borrego aparecerá en las boletas del 2021 compitiendo por el Gobierno de Sonora. Así se aprecia en un reciente video difundido en redes sociales, donde el Borrego manifiesta su -ahora sí-  indeclinable aspiración.

Sin duda, en el marco del próximo proceso electoral, Gándara Camou lleva ventaja en posicionamiento sobre Ricardo, por lo que no lo dude, que si el tricolor lo desecha, el Borrego podría abanderar la cancha en la que hoy juega Bours Castelo.

Bajo este escenario entonces quedaría un PRI muy debiltado, sin posibilidades de triunfo, mientras que por otro lado, aun cuando el resto de las fuerzas políticas se aliaran por la eventual candidatura ciudadana en la persona de Ernesto Gándara Camou, no les alcanzarían los números para ser una competencia real contra Alfonso Durazo.

Por lo que debe quedar claro, si el PRI insiste en imponer a un candidato diferente al Borrego, estará entregando -descaradamente- desde antes del proceso electoral la estafeta a Morena.

Punto Aparte.

Navojoa es un municipio donde el PRI también deberá trabajar con pincitas la definición de sus candidatos. En el caso del ámbito de la Presidencia Municipal, cuatro son los rostros identificados en la lucha interna, desde luego que unos con mayores posibilidades y con mejor perfil que otros: Jorge Márquez, Remedios Pulido Torres, Ana Luisa Valdez y Yalia Salido. A ello le dedicaremos otra columna.

Nos leemos en otro subrayado y con Negritas.

Deja un comentario